martes, 28 de mayo de 2013

Rosquillas de anís de Pili

A quien le gusten las rosquillas que no deje de probar esta fórmula, es realmente buena...

La receta se la debo a Pili, no la conozco personalmente, pero le doy las gracias por el detalle de "compartir"... aunque...no sé si me ha hecho un favor, porque desde que la recibí ya las hice tres veces... y la cosa tiene visos de no parar. 

Están deliciosas, crujientes por fuera y blanditas por dentro, no se puede comer solo una.

 Ingredientes:

* 1 huevo
* 4 cucharadas de leche
* 4 cucharadas de aceite de girasol
* 2 cucharadas de anís
* 6 cucharadas de azúcar (yo le pongo 5)
* 1/2 kg de harina
* 1 sobre de levadura química
* una pizca de sal (esto es cosa mía)
* azúcar glas o en granillo para rebozar

Preparación:

En un bol ponemos el huevo, la leche, el aceite, el anís, el azúcar y la sal. Batimos hasta disolver el azúcar.
Vamos añadiendo la harina junto con la levadura, reservando un par de cucharadas, por si la harina absorviera mucho líquido.
Incorporamos la harina, mirando que la masa quede blanda pero que se pueda manejar con las manos, hay que buscar un punto en que no se pegue, pero que esté a punto.
Si necesitamos echar toda la harina se echa, pero nada mas.

Calentamos aceite de girasol con una piel de limón en un cazo o sartén profunda, tiene que haber suficiente para que las rosquillas puedan "nadar".
En cuanto esté bien caliente, cuidando que no se queme y eche humo, retiramos la piel de limón y echamos una rosquilla que habremos formado con las manos untadas de aceite.
La rosquilla se irá al fondo y al poco empezará a flotar, en cuanto tome color le damos la vuelta. Podemos ir moviendo la sartén  para que el aceite le pase por encima.
La sacamos cuando esté dorada por los dos lados y la colocamos sobre un papel de cocina.

Con esa rosquilla "de prueba" vamos tanteando el aceite y su temperatura, ya que tiene que estar viva pero sin llegar a quemar, si estuviera mas templada la masa se empaparía y no quedaría ligera como debe estar.

A partir de ahí vamos formando tres o cuatro y friéndolas a la vez, jugando con la temperatura, subiendo o bajando pero manteniendo siempre el punto límite de no quemar el aceite.
Las rosquillas tienen que sellarse y dorar, darles vuelta, quedar ligeras y esponjosas.

En cuanto estén un poco templadas espolvoreamos de azúcar glass o de azúcar granillo.
A mi me gustan mas con azúcar granillo y se rebozan estupendamente poniendo un par de cucharadas en una bolsa de plástico donde metemos las rosquillas de una en una, damos unas vueltas y se quedan cubiertas por todas partes.

Pasamos a una fuente de servir o a una lata, pero no duran mucho, están deliciosas....



 
Print Friendly and PDF

25 comentarios:

  1. Gosto tanto e essas ficaram lindas .
    Apetece mesmo comer...
    Bjs

    ResponderEliminar
  2. Que buenas me encanta las rosquillas
    besos

    ResponderEliminar
  3. Me has alegrado el día querida Hilda y es que sin duda alguna, los roscos o rosquillas es mi dulce favorito, que se quiten los donuts y la madre que los parió, así que me pineo la receta porque éstos los pruebo fijo. Un besito corazón.

    ResponderEliminar
  4. Me encantan las rosquillas, de hecho las hice ayer y ahora mientras escribo estoy dándole al diente jaja. Las hago tal cual pones en la receta.......pero sin anís, es que es un sabor y un olor que no soporto desde pequeña. Pero sin él.....les doy buena cuenta.
    Besinos

    ResponderEliminar
  5. Impresionante impresionante impresionante.
    Aunque sepas que no te lo perdonaré, ni mi madre, ni mis niños!!!!!!!!!!!!!!!
    Besazos.

    ResponderEliminar
  6. receta ideal para la operacion bikini o bañador.. jejejeje
    Tienen que estar de vicio, solo viendo las fotos se me hace la boca agua..
    Una receta deliciosa
    Un beso
    http://desdelacuinadelhort.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. Que ricas, la verdad es que tienen una pinta estupenda, con tu permiso y el de Pili me quedo con la receta. Besos

    ResponderEliminar
  8. Las rosquillas me gustan mucho y estas tienen muy buena pinta.Yo las hago muchas veces y las guardo en una lata ,pero duran muy poco,nos las comemos enseguida .besinos

    ResponderEliminar
  9. Están para no dejar de suspirar, que ricas!!!

    besos.

    ResponderEliminar
  10. Pili debe ser una grandísima cocinera, eso sin lugar a dudas. Nunca he hecho rosquillas en casa, me da pereza, la verdad es que prefiero comérmelas ya hechas...

    ResponderEliminar
  11. ¡Uy que se me hace la boca agua!
    Probaré ,sin duda.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  12. que ricas me encantan las rosquillas ¡¡¡¡¡¡¡besotes

    ResponderEliminar
  13. Me encantan, las suelo comprar en una pasteleria del centro de Madrid, no me gusta hacerlas, por que salen muchas y toda me dicen !! cómeme ... cómeme !! y no paro hasta que no acabo con todo. Las tuyas se ven geniales, EXQUISITAS, Se me antoja una ahora a media noche... je je je.. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Lo mismo te digo... no se si te agradezco la publicación porque con esa pinta me están llamando a gritos, ya me veo poniéndome más redonda que una de ellas y sin parar de comerlas! Si que te lo agradezco y las tomaré en tu honor... Besos.

    ResponderEliminar
  15. oiiii mira que son ricas! y que grandotas te han quedado! de vicio! besos

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola!! ¡Qué bien!! Hace tiempo que estaba buscando una receta de rosquillas de este tipo, tirando más a esponjosas... me recuerdan a la una tía mía que se declara incapaz de darme las medidas para su receta; en fin, que la copio para hacerla. Acabo de descubrir tu blog y ya me quedo por aquí.

    Un saludo,
    Marta ("Sweet & Home la Vida es Dulce")

    ResponderEliminar
  17. Ayyyyyyyyyyyhhhhhhhhhh que se me acaban de antojar un par de rosquillitas de esas para merendar.........se ven espectaculares.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  18. Hilda, me has "matao".
    ¡ES QUE ME VUELVEN LOCA!. Me comería una hornada entera yo solita.
    Contigo me ha pasado igual que a ti con Pili: que te estoy muy agradecida por la receta, pero no sé si al final tendré que darte un palo, porque me temo que esto muy "de régimen" no es, ¿verdad?, jajaja.
    Qué maravilla, qué buenas tienen que estar.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  19. yo creo que el palo de verdad es verlas en la pantalla del ordenador y no poderlas probar... eso si que duele!!!
    un abrazo unas rosquillas espectaculares!!

    ResponderEliminar
  20. Que ricas es que ya se huelen desde aquí a merienda en casa. e apunto

    ResponderEliminar
  21. Me encantan...es una de las cosas que no me resisto...un beso desde Murcia,,

    ResponderEliminar
  22. Qué ricas están las rosquillas caseras. Yo hago también una receta de mi tía, que quedan buenísimas. Estas tuyas me encantan, tienen que estar muy buenas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Hilda se antojan mucho, gracias por la receta. Dime el anís es licor o semillas Gracias. Felicidades por tu blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Nora. El anís es en forma de licor.
      Espero que te gusten. Ya me dices.
      Bsos

      Eliminar

Si quieres dejar un comentario, es de agradecer.
Si tienes alguna duda y te puedo ayudar, no dudes en preguntar.
Pero, si vas a participar solo por molestar ten en cuenta que tu comentario no será publicado.